5 consejos para sobrevivir a una mudanza

Cajas de cartón para mudanzas

Posiblemente con sólo escuchar la palabra mudanza, te entre un calor por el cuerpo insoportable y te empiece a picar todo... no te preocupes que no tienes nada grave, es un mal más común de lo que parece.


Si me sigues en redes sociales, seguro que sabes que estos días hemos estado de mudanza. No es la primera que hago, pero si que es la primera mudanza "grande", en la que además de tres millones de cosas, tenemos vajilla, muebles, mascotas... Una locura!

Por eso, el post de hoy se sale un poco de la temática de decoración a la que estamos acostumbrados. Pero creo que estos consejos te vendrán genial si también tienes que pasar por el trago de una mudanza en breve.

Ahí van mis 5 consejos para una mudanza lo menos accidental posible:

Consejo 1 - Orden y limpieza anteriores al día D


Unos días antes del día D, aprovecha para hacer una limpieza a fondo. Intenta no ponerte sentimental o seguirás guardando un montón de cosas que realmente, no son necesarias.

Te recomiendo que lo cojas con ganas porque es más difícil de lo que parece. Ve por habitaciones y no empieces la siguiente hasta que hayas terminado con la que estás. 

En la cocina, aprovecha para tirar todo lo que tengas caducado (que seguro que hay más de lo que crees). Además sería genial si unas semanas antes de la mudanza, empiezas a vaciar el congelador y la nevera. Es mejor estar bajo mínimos unos días, que arriesgarte a llevártelo todo y que se te ponga malo en el camino, sobre todo si es un desplazamiento largo.


Aprovecha también para hacer limpieza en el cajón de las medicinas. Es el gran olvidado y poco a poco vamos acumulando un montón de cajas de medicamentos que llevan años caducados o que ni sabemos para que nos los habían recetado.

Para el salón y los armarios, te daré el consejo más práctico de todos. Si ni recuerdas que lo tenías o no lo has usado durante el año anterior, es que no lo necesitas. No lo vuelvas a guardar por si acaso... no caigas en esa trampa!

Otra cosa que hice, y la verdad es que me ayudó un montón a la hora de colocarlo todo en el piso nuevo, fue lavar antes de la mudanza todo lo que pude. Cortinas, alfombras, las camas de la perra... así desembalé y coloqué en su sitio. Parece un consejo poco importante, pero de verdad que me lo agradecerás.

Consejo 2 - Empaquetando en cajas de cartón


La limpieza, además de ser muy útil para no cargar con nada innecesario, te vendrá genial para ser realmente consciente de lo que tienes en casa y saber como organizarlo. 

Ahora viene lo divertido, es el momento de empezar a empaquetar! Si lo vas a hacer tu mismo (tranquilo, que ya verás que eres capaz), tómate este paso con calma. Es mejor invertir un poco de tiempo para que todo vaya en orden y sobre todo, bien embalado.

Nosotros para este paso, contamos con la ayuda de Cajeando, una tienda online que suministra cajas de cartón de todas las medidas. En 24 horas, teníamos las cajas que nos hacían falta para la mudanza en la puerta de casa. Además, en cuanto vi los packs especiales que tienen para mudanzas, tuve totalmente claro que eso era lo que necesitaba.


¿Queréis saber cuales son las ventajas de sus packs especiales para mudanzas?

Lo primero, te ahorras el estar semanas antes pidiendo favores por todas las tiendas del barrio para que te guarden las cajas (que muchas veces son más pequeñas o más grandes de lo que realmente necesitamos). Además no tienes que cargar con ellas hasta casa, que es un engorro! En Cajeando te las llevan a casa y si encima te haces con uno de sus packs te ahorras bastante dinero respecto a comprar las cajas por separado.

Y lo mejor de todo para mi, es que todas las cajas tienen la misma presencia, así no tendrás el salón lleno de cajas de diferentes colores con mil rótulos de marcas. Puede parecer una tontería, pero el orden visual es muy importante para no perder los nervios en mitad de la mudanza.


Además, puedes elegir entre 6 packs de cajas de cartón para mudanzas. Nosotros hemos elegido el pack mediano, pero creo que el grande nos hubiera venido mejor (siempre se tienen más cosas de lo que se piensa). Además, todos los packs vienen con un rollo de precinto para poder montar y cerrar las cajas y con un rollo de plástico de burbuja de buena calidad, muy útil para las cosas más delicadas.

¿Te he convencido ya? Porque ya ves que son todo ventajas y entre la locura que ya supone una mudanza, cuantas menos cosas de las que preocuparte tengas, mucho mejor.

Consejo 3 - ¿Cómo empaqueto?


Ahora que estás en plena operación embalaje, te será muy útil seguir estos pasos.


La lógica nos dice que es mejor guardar las cosas más pequeñas, en cajas grandes, y lo más grande o lo más pesado, en cajas más pequeñas. Esto hará que podamos cargar mejor las cajas, y ayudará a que no se nos rompan.

Además, te aconsejo que vayas marcando cada caja con un código. Lo mejor es colocarles una letra, que indicará la habitación a la que corresponde, y un número correlativo.
Si quieres llevar un control más exacto de lo que hay en cada caja, puedes ir haciendo un pequeño inventario de lo que hay en cada una de ellas.


En la casa nueva, marca cada habitación con la letra que corresponda a las cajas. Es decir, si adjudicamos la letra A a la habitación principal, sabremos que todas las cajas con esa letra (A1, A2, A3...), las tendremos que llevar para esa habitación. Esto será muy útil tanto si nos encargamos nosotros mismos de la mudanza, como si contratamos el servicio.


Consejo 4 - Cambio de direcciones y alta de suministros


Acuérdate de los suministros y demás papeleos. Agua, luz, ADSL, cambio de empadronamiento, suscripciones... Al final nuestra dirección está en más sitios de las que pensamos y es importante avisar con tiempo para poder hacer los cambios que hagan falta.

Consejo 5 - Prepara un kit de superviviencia


Te será muy útil preparar una maleta similar a la que te llevarías si te fueras de vacaciones. Será tu kit de supervivencia para los primeros días, en los que no sabrás ni donde tienes el cepillo de dientes... Además, llévate contigo la documentación que te pueda hacer falta si por ejemplo, tienes una urgencia. 


Si tuviera que añadir alguna otra idea, te recomendaría que no tardaras demasiado en colocarlo todo en tu nueva casa. Cuanto más alargues el proceso, más pereza te dará. Además, te costará mucho más sentirte a gusto en el nuevo espacio con todo por el medio. Es mejor pasar unos días a tope ordenándolo y colocándolo todo, para luego poder estar tranquilo.

Además de seguir estos consejos, intenta tomártelo sin prisa pero sin pausa. Una mudanza es un momento muy estresante para todos. 
Si tienes niños pequeños lo mejor es que alguien te eche una mano para que lo noten lo menos posible. Y si tienes animales (como es mi caso), prepáralos con tiempo porque lo pasan fatal.

Nosotros teníamos la posibilidad de unos días antes, llevar a Val (la perra), al piso nuevo para que fuera familiarizándose con él, pero para Paco (el conejo), el cambio fue más de golpe y al ser un animal de tendencia asustadiza, le está costando un poco más coger confianza.

Estos son mis cinco consejos para una mudanza lo menos estresante posible. Poniéndolos en práctica, y con un poco de paciencia, seguro que ves la luz al final del tunes más pronto de lo que parece.

Yo te mando mucho ánimo, tu puedes!

¿Tienes pendiente una mudanza?
Sigue estos consejos para no volverte loco

Se el primero en dejar tu comentario
Publicar un comentario